A usted, que está tomando unos minutos para leer esta nota de opinión, le agradezco y espero que le guste lo que trato de expresar, no es necesario que esté de acuerdo, solo es un punto de vista por lo observado el lunes en la cancha del Pascual Guerrero donde América de Cali, lucha por salir de la atorada categoría B y que cada vez llena de desespero a un hincha que lleva esperando 5 años despertar de una pesadilla de estas y que muchas veces parece que no fuera a terminar.

Las gradas se ocupaban poco a poco en el mítico templo del futbol Vallecaucano, jugaba la pasión de un pueblo como siempre ha sido conocido América, esa gente que intenta escapar de sus problemas cotidianos por 90 minutos y llegar con la ilusión que su equipo del alma le ganara a un tal Llaneros.

Y el árbitro da inicio, se sentía la alegría de la gente: AMÉRICA, AMÉRICA, AMÉRICA gritaban  los más de 25 mil asistentes a la cancha que después no esperaban que muy temprano el rival iba a ponerse en ventaja en el marcador. Un descuido en marca de la zona defensiva, el talón de Aquiles de este equipo y que incluso fue “reforzada” con nombres como Diego Herner, Juan Camilo Angulo y Carlos Ramírez… no se nota la diferencia como si estuviera un Tardelis Peña o un Dairin González.

Un tal Jorge Obregón silencia el estadio y pone el 1-0 en el marcador. Sin embargo, pareciera que no se estuviera perdiendo porque los hinchas seguían alentando a su equipo del alma; las voces que arengan a un equipo que sobre el papel es considerablemente superior libra por libra a los demás equipos de la segunda división; pero que aún no demuestran credenciales para llevar el peso de una camiseta y una hinchada que exige. Es que son 5 años y la línea de sensibilidad en la gente es demasiado delgada.

Pero a veces de la oscuridad aparece un rayo de luz y sobre el final de la primera parte Ernesto ‘Tecla’ Farías, Ernesto querido, imposible no bancarlo, pone el empate y el desahogo de la gente que por lo menos se tranquilizaba porque las tablas llegaban al marcador se barajaba y a empezar un nuevo juego para la parte complementaria.

Hablemos de Farías, ese jugador que si sabe cómo es llevar el peso de grandes equipos en su país e incluso en Europa, sabe lo que es tener jerarquía y que a sus ya 35 años, una edad donde el jugador piensa en pausa en el juego da cátedra a ‘muchachitos’ de 23 años  que fueron traídos como la joya de la corona de otros equipos a correr toda la cancha y entregarse por la institución que le está pagando, el querido Ernesto se gana cada peso que vale sin negarle una sola gota de sudor.

Para la segunda mitad, América vuelve a caer en errores, un penal infantil de Amilkar hace que Llaneros se vuelva a ir arriba y otra vez nadar el rio arriba para ´la mechita´… vuelven las caras largas y ya la rabia de un hincha que veía que los jugadores intentaban pero los de Villavicencio manejan el partido y el tiempo a su antojo.

Alberto Suarez hace un cambio que el hincha estalla en insultos para él, le gritan “Burro” imagínate gran parte de un estadio diciéndote así, eso acaba a cualquiera. La razón: Ayron del Valle el goleador que siempre será un peligro para cualquier defensa había sido sustituido por un hombre de la casa David Ferreira. Luego ocurre la expulsión de Herner que aún genera dudas sobre su contratación y falta de ritmo para darle paso a un Dairin González doblemente cuestionado…

Al final regresa el empate y más por amor propio que por condiciones mermadas por el cansancio, Viafara lanza un centro pasado que por suerte cae en Angulo y centra para que Farías nuevamente conecte un tiro seco que vulnera a Leyton  donde tuvo una decorosa presentación. Celebración a Rabiar de la hinchada, como si se hubiese ganado el partido, el desahogo de la gente se notó pero la preocupación por lo mostrado continúa hasta ahora en la fecha seis.

Sabemos que esto es un camino largo y que se puede corregir partido a partido, sabemos que el torneo no ha llegado ni a la mitad pero en una opinión de un servidor también sabemos que si se quiere sentar un precedente ante los demás rivales y ante la misma hinchada se debe jugar simplemente bien porque condiciones en muchos jugadores que visten esa camiseta escarlata existen, empezar desde ahora sería buena idea para que a finales del año no sea como el mal estudiante que hace las cosas a última hora y a las carreras  porque se dejó ganar del tiempo.

Perdonen si les quité algo de su valioso tiempo, hasta la próxima…

Julian Sanclemente – @Sanclemente16 – Deporte Total.

(Foto cortesía: Facebook América de Cali)

Comentarios

comentarios

Share This